domingo, 6 de septiembre de 2009

Conclusión

En definitiva, podemos decir que el imperialismo fue una solución tomada por las grandes potencias europeas para introducir sus productos en nuevos mercados, haciendo que las regiones que se veían afectadas por este proceso obtengan influencias políticas, económicas, sociales, culturales y también religiosas por parte de las naciones involucradas.
Debemos notar que las regiones colonizadas, muchas veces, tomaban el idioma de los colonizadores, su religión y se volvían dependientes de las grandes metrópolis. Actuaban como abastecedoras para las grandes ciudades, las cuales a su vez, desarrollaban obras como puertos y ferrocarriles para poder transportar las materias primas necesarias para sus industrias.
Es decir que la llegada y el accionar de las grandes potencias sobre las regiones colonizadas cambiaron su vida política y económica en gran medida, haciendo que aún hoy en día se noten los vestigios de este complejo proceso.

1 comentario: